302020jul
Cómo afecta el calor a la hidratación en la tercera edad

Cómo afecta el calor a la hidratación en la tercera edad

A la hora de buscar información sobre los precios de las residencias para la tercera edad en Valencia es importante tener la certeza de que estos centros estén atendidos por personal cualificado. Profesionales que sepan cubrir las necesidades de este grupo de población. Por ejemplo, las relacionadas con la hidratación durante los meses de calor. 

En verano, debido a las altas temperaturas, hay que vigilar de cerca que nuestros mayores estén correctamente hidratados para evitar golpes de calor. ¿Por qué pueden acusar más las altas temperaturas? Las respuestas son varias: 

  • Por las disfunciones de su sistema termorregulador. Estas hacen que las personas mayores perciban menos los cambios de temperatura y reaccionen más tarde ante ellos.
  • Porque no son conscientes de que están perdiendo líquidos por la sudoración y por evaporación, lo que supone un riesgo añadido de deshidratación porque no tienen tanta sensación de sed.
  • Por la presencia de determinadas enfermedades y los medicamentos que se toman para combatirlas. 

Según aumenta la edad, las personas son más susceptibles de tener un golpe de calor. De todos modos, puede pasar también con personas menores de 60-65 años con enfermedades neurodegenerativas, psiquiátricas o crónicas.

Síntomas de un golpe de calor

El golpe de calor suele ser consecuencia de una exposición a altas temperaturas durante mucho tiempo. Las señales pueden ser cierto grado de somnolencia, dolor de cabeza, hipertermia, piel caliente y enrojecida, náuseas, desorientación temporoespacial, disminución del nivel sensorial y de conciencia, confusión o convulsiones. Si no se interviene de inmediato,  la personas pueden sufrir secuelas o incluso fallecer. 

Para que se produzca un golpe de calor, no hace falta que se alcancen puntualmente altas temperaturas, por encima de los 38,5ºC. Puede darse una acumulación de varios días con temperaturas entre 36,5ºC y 38,5ºC que produzcan en el organismo fatiga acumulativa.

Consejos para evitar golpes de calor

  1. Beber como mínimo 2 litros de agua al día. Se puede completar con tisanas y leche.
  2. Por cada grado que aumente la temperatura ambiente o corporal (por encima de 38ºC) tomar un vaso de agua para contrarrestar los efectos de la sudoración.
  3. Aligerar la dieta para facilitar la digestión. Hay que aumentar el consumo de alimentos ricos en líquidos, tomar zumos, yogures, cremas frías o ensaladas. En Residencia El Mas lo tenemos en cuenta a la hora de diseñar nuestros menús. 
  4. Si hay diarrea o vómitos contrarrestar la pérdida de líquidos y electrolitos tomando agua.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *