262016jul
Principales mitos sobre el Parkinson

Principales mitos sobre el Parkinson

En nuestro centro de mayores en Valencia somos conscientes de que aún persiste cierto desconocimiento sobre el Párkinson. Dicho de otro modo, todavía circulan ciertos mitos que queremos desterrar con ayuda de este post.

A día de hoy, el Párkinson afecta aproximadamente a 160.000 personas en España. Estamos hablando de la segunda enfermedad neurodegenerativa con más incidencia entre la población sólo por detrás del Alzheimer. Es cierto que muchas personas, al oír hablar de esta enfermedad, piensan en los temblores como una de sus principales señales. Pues bien, queremos dejar claro que no se trata del síntoma principal del Párkinson. De hecho, en nuestro centro residencial para mayores de Valencia percibimos que muchas de las personas afectadas no lo sufren. Este es por lo tanto el primero de los mitos que queremos desmentir: que el Parkinson venga ligado ineludiblemente a los temblores. A veces incluso estos se confunden con otras afecciones de tipo benigno como puede ser la conocida como “temblor esencial”. En definitiva,  no todas las personas que se ven afectadas por esta enfermedad presentan los mismos síntomas. Estos pueden ser de tipo motor o no. En el primer grupo encontramos por ejemplo la bradicinesia (lentitud de movimientos), la rigidez, la inestabilidad postural y los mencionados temblores. Los síntomas no motores abarcan desde el estreñimiento o el exceso o ausencia de salivación hasta los trastornos de la deglución o la apatía.

Aunque la mayoría de los casos de Párkinson se den en personas de más de 65 años, esto no implica que se trate de una enfermedad exclusiva de la gente mayor. No en vano, el 15 % de los afectados tiene entre 45 y 65 años y otro 15% no llega siquiera a los 45. De todas formas, sí que es cierto que las posibilidades de padecer la enfermedad aumentan a medida que las personas vamos cumpliendo años.

Otro mito que queremos desmentir como centro de mayores en Valencia es el que sostiene que la genética no influye a la hora de desarrollar esta enfermedad neurodegenerativa. De hecho, a día de hoy hay identificados al menos 18 genes con mutaciones. Mutaciones que se estima son las causantes del Párkinson aunque sólo en una minoría de los casos. Si la enfermedad se da en una persona relativamente joven lo normal es que se deba a causas genéticas. Aunque aún hay mucho que investigar al respecto, un estilo de vida poco saludable y la exposición a determinados agentes tóxicos o factores ambientales pueden tener que ver con el hecho de padecer Párkinson.

Sea como sea, es importante dejar claro que se trata de una enfermedad crónica, pero no mortal. De hecho, la calidad de vida de los pacientes que atendemos en Residencia El Mas ha mejorado considerablemente gracias a los nuevos fármacos que se han ido desarrollando en los últimos años. Se pueden reducir al máximo los síntomas siempre y cuando se combine la medicación con fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional y atención psicológica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *