12018ago
3 ejercicios básicos a partir de los 65 años

3 ejercicios básicos a partir de los 65 años

Como uno de los centros de la tercera edad en Valencia estamos sorprendidos ante la información de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) que afirma que el 20% de los mayores de 65 años presenta problemas en la ejecución de tareas cotidianas del día a día. Por esta razón es tan importante fomentar el envejecimiento activo y promover los hábitos saludables. Cuestiones básicas para frenar la pérdida de las capacidades.

La mejor manera de frenar el envejecimiento prematuro y poder disfrutar al máximo de la jubilación y de esta nueva etapa de la vida será realizar alguna actividad física de manera regular. Aunque el ejercicio físico sea moderado, deberá diferenciarse esta actividad de la movilidad diaria y las acciones cotidianas. Por actividad física entendemos la ejecución de movimientos repetitivos con el objetivo de mejorar el bienestar físico. Existe un sinfín de posibilidades, pero lo más recomendable es que se trate de ejercicio aeróbico. Como caminar, nadar o andar en bicicleta.

Llevar a cabo este tipo de actividad supone gran cantidad de beneficios para los mayores, mejora la función cardiovascular, pulmonar o la tensión arterial. Pero, sobre todo, hay que tener en cuenta que este tipo de actividades ayudan a que mejorar el bienestar personal, mejoran el plano psicológico y afectivo y no sólo el físico.

¿Qué ejercicios son más saludables?

Aeróbicos

En este caso grandes grupos de músculos se mueven de forma rítmica durante un tiempo determinado. Aunque sean a un ritmo moderado, estas acciones mejoran la función coronaria y respiratoria y mejoran la agilidad a la hora de levantarse o hacer alguna actividad física cotidiana. En ningún caso se debe sobrepasar el 60% de la frecuencia cardiaca máxima.

De equilibrio

Los ejercicios que combinan equilibrio y resistencia, como el Thai Chi, son una buena opción para los mayores, incluso para aquellos que ya tienen mermada alguna de sus capacidades. Mejoran su estado físico y su agilidad y reflejos para evitar caídas.

Para mejorar la elasticidad y la flexibilidad

Hablamos de dos aspectos que, con frecuencia, se ven limitados con la edad. Sin embargo, podemos trabajar sobre ellos para recuperar y evitar lesiones propias de la tercera edad como la artrosis o la debilidad muscular.

En cualquier caso, desde Residencia El Mas queremos destacar que la actividad física debe realizarse de forma progresiva, sin forzar demasiado, siempre acorde con las capacidades de la persona que la realiza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *