272016dic
¿Por qué en edades avanzadas es más fácil perder el equilibrio?

¿Por qué en edades avanzadas es más fácil perder el equilibrio?

Como uno de los centros de la tercera edad en Valencia sabemos bien que es habitual que las personas de cierta edad pierdan el equilibrio con facilidad y se caigan. Concretamente, en Canadá se ha hecho un estudio sobre este hecho y han descubierto que un 30% de las personas de más de 65 años se caen con frecuencia. Este motivo es una de las principales razones hospitalarias en este país. La rotura de cadera y otras lesiones asociadas a la caída se multiplican a ciertas edades.

En la mayoría de los casos no tienen un diagnóstico claro. Todo parece indicar que los cambios sutiles en la actividad cerebral de las personas con la edad pueden mermar los reflejos y la psicomotricidad de estos pacientes y provocar que se caigan con mucha más facilidad. Estos cambios no se pueden medir sin contar con unos equipos específicos, pero parece que comienzan mucho antes de que los médicos o familiares sean capaces de detectarlos.

En el estudio anteriormente citado, se analizó la actividad cerebral de cerca de 200 ancianos de alrededor de los 75 años de edad. Ninguno de ellos padecía demencia o dificultades para caminar. Se les conectó a una máquina para analizar la actividad de la corteza prefrontal mientras realizaban diferentes tareas muy concretas.

Finalmente, se detectó que muchos de ellos presentaban una actividad mayor para hacer una determinada tarea, perdiendo agilidad. Es posible que esto se produzca como consecuencia de la necesidad del organismo de compensar el deterioro cognitivo leve. Evidentemente, estas personas sufren un riesgo mayor de sufrir caídas con el trascurso del tiempo.

Los expertos en la materia están sorprendidos con estos avances, ya que permiten detectar los riesgos antes, minimizando así el impacto de lesiones de nuestros mayores. Desde Residencia El Mas, hemos querido hacer eco de esta noticia que permite mejorar las herramientas de prevención, trabajando para que las personas de la tercera edad no tengan que sufrir lesiones y otras consecuencias por las caídas. A fin y al cabo, una rotura de cadera, por ejemplo, puede ser el detonante perfecto para un declive en caída libre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *