72016nov
Cuidados básicos para una piel madura

Cuidados básicos para una piel madura

Como consecuencia del envejecimiento, las células de la piel se vuelven mucho más frágiles. Todos sabemos que las arrugas y la depresión de la dermis es una de las huellas más evidentes que el paso del tiempo deja sobre nuestro cuerpo. Además, a partir de los 65 años nuestro organismo puede encontrar dificultades para absorber los nutrientes de la comida, un factor esencial para mantener una piel bonita y saludable. Como uno de los centros para mayores en Valencia sabemos bien que en estas etapas la piel queda más desprotegida.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la piel envejecida es mucho más sensible y seca, lo cual es un problema, ya que también es habitual que aparezcan dificultades para una  cicatrización adecuada. En definitiva, es necesario extremar los cuidados de la piel a ciertas edades. La clave para entenderlo mejor es que el funcionamiento de las células se ralentiza, debilitando la capa protectora de la dermis.

Lo más importante en la tercera edad para mejorar la apariencia de la piel son los nutrientes. Llevar a cabo rutinas diarias de higiene, hidratación y regeneración para la piel resulta básico. Otro problema frecuente es la incontinencia urinaria, en cuyo caso la piel se verá todavía más sensibilizada y desprotegida.

Desde Residencia El Mas queremos destacar que existen diferentes sustancias, como el aceite de almendra que es, especialmente, adecuado para aportar los nutrientes que la piel ha perdido con la edad. El pantenol, por su parte, también es muy necesario ya que contribuye a una mayor hidratación de la piel, al desarrollar la capacidad de mantener la humedad de la dermis, mejorando la elasticidad de la misma.

Estos cuidados hacen referencia a las opciones externas, pero no debemos de olvidar que la alimentación es otro de los condicionantes para tener una piel sana y luminosa. Llevar a cabo una dieta variada y equilibrada, rica en alimentos antioxidantes y que aporte una gran cantidad de minerales y vitaminas también resultará esencial. Finalmente, al ser la piel madura más sensible, deberemos protegerla especialmente de los agentes externos como los rayos ultravioleta del sol, siendo necesaria la aplicación diaria de un fotoprotector.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *