122016ene
¿Cómo afrontar los primeros días en un centro para mayores?

¿Cómo afrontar los primeros días en un centro para mayores?

Sea cual sea el motivo por el que una persona de la tercera edad ingresa en una residencia geriátrica, se trata de una decisión que implicará ciertos cambios en su vida. Evidentemente, esta etapa requiere de un proceso de adaptación, independientemente de que la persona afectada haya tomado la iniciativa o haya sido una idea promovida por los familiares. Los centros de la tercera edad en Valencia sabemos bien que son necesarias algunas medidas para facilitar la transición, por ello contamos con un protocolo de acogida. Todo el equipo de la residencia conoce el documento y actúa en consecuencia, tratando de hacer la llegada de un nuevo miembro lo más llevadera posible.

Cuando la persona es consciente del cambio que va a sufrir, lo más aconsejable es que visite la residencia para conocer al personal, las instalaciones o charlar con algún residente. De este modo, puede plantearse qué cambios habrá en su vida que, generalmente, están ligados a los horarios, la alimentación o la ejecución de actividades. Ante todo, conviene dejar claro que no se trata de una imposición y de que la persona podrá elegir libremente si ingresa o no.

Desde Residencia El Mas queremos destacar que resulta mucho más complejo cuando el mayor padece alguna patología que merma sus capacidades mentales. Normalmente, en estos casos el paciente puede sufrir estrés y resulta más complejo el proceso de adaptación al centro. El apoyo de la familia y la ejecución del protocolo de bienvenida de la residencia serán fundamentales para que estas personas puedan sentirse, poco a poco, como en casa.

Tanto la familia como el centro de la tercera edad en Valencia donde se va a producir el ingreso tienen un objetivo en común: el bienestar de la persona ingresada. Por ello, en los casos en los que se produce el ingreso de una persona con demencia conviene hablar largo y tendido con el equipo de la residencia para poder estar tranquilos y seguros de que el trato dispensado al mayor es el mejor posible.

Para ofrecer los mejores cuidados a cada paciente será necesario rellenar numerosa información a la hora del ingreso: un expediente, un programa individual de atención, así como la historia de vida del paciente. Conocer cómo ha sido la vida de la persona ingresada es fundamental para ofrecerle el mejor trato. Así como entrenar aquellas habilidades que se han visto mermadas con el tiempo, para evitar que se produzca una pérdida total de las mismas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *